Sin razones

Un buen día, una amiga me dijo: “Me he rebelado con Dios. Le pedí mucho por algo, y todo se dio para que eso sucediera… y ahora resulta que cuando todo iba bien, se terminó”. Yo, un tanto iluminada, le repliqué: “Si eso sucedió, y el mundo se volteó para que sucediera, aunque se haya terminado, ocurrió POR ALGO”. No sé cuán convencida quedó ella, pero lo que sí sé es que en esta vida todo sucede por algo mejor. “Todo es para bien”, se dice. ¿Podrías compartir con los que leen este blog alguna situación en la cual algo terrible que te pasó fue la causa de otra cosa mejor… a ver si, juntos, logramos convencernos todos :)? (no es que no crea en el “todo es para bien”, pero una ayudadita no vendría mal ;))

Anuncios

5 comentarios en “Sin razones

  1. Hum… muchas cosas… todo lo que ha ocurrido en mi vida, en realidad, ha tenido como consecuencias cosas mejores, o al menos un aprendizaje necesario y útil.

    Un caso particular: el conocer e ilusionarme con el hombre joven más cínico y doble cara que ha pasado frente a mi nariz. Sucedió hace cuatro años, creo.

    El asunto es que yo sentía que flotaba en el aire en esa relación, pero terminó con una sacada de cuertos fenomenal, sumanda a una serie de sucesos que me obligaron a vivir con ambas joyitas, durante un mes, haciendo voluntariado social en la sierra de Piura. Fueron mis primeros pininos en ese rubro.

    ¿Consecuencia positiva? Además de la cantidad de lugares, gente, paisajes, fotos, amigos, amores, pasiones, frustraciones, habilidades y mil cosas más, pues… encontré un rumbo profesional que ahora quiero cultivar. Mi vocación, ni más mi menos.

    Y mira que me costó una crisis depresiva en primer grado, con bajada espectacular de peso en dos semanas, acciones suicidas inconscientes y estados de hiperactividad no controlados.

    Vaya, lo que me faltó en aquel episodio fue aprender a desconfiar de los hombres y tardar más en enamorarme, pero ya después tuve tiempo para ello.

    Nunca se está totalmente bien y seguro, lo cual es la gracia de estar vivo. Sin más.

  2. Y a veces olvidamos también que nuestra inteligencia es limitada. Por tanto, la Inteligencia Absoluta, Dios, es el único que sabe qué es lo que realmente nos conviene para ser felices… y, como cuenta con nuestra libertad para ello, es cuestión de ir pidiendo LUZ para para saber qué camino tomar…

    ¿Alguna otra experiencia? 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s