Una vida con estrella

Hoy tuve la suerte de participar en una Jornada por los no nacidos… esos pequeños de tan solo unos centímetros de largo y unos gramos de peso a quienes, sin ningún derecho, se les arrebata la vida.

Alguna vez escuché frases como: “¿Para qué vivir si uno en el mundo sufre?” o “Yo no le agradezco a mis padres haberme dado la vida porque todo aquí es dolor, cansancio, etc.”. Y alguna vez me puse a reflexionar al respecto. Efectivamente, ¿para qué agradecer por la vida si ella es tan solo una noche en una mala posada, como decía Santa Teresa? Mi pregunta resultó retórica pues ella misma me dio la respuesta.

Uno vive porque es el “trámite necesario” para algo mejor… mucho mejor. Si no viviéramos, no tendríamos la oportunidad de ver a Dios cara a cara (y aunque esto suene a fe, sobrados motivos nos ha dado la historia ya para creerlo o por lo menos tener sospechas de que es cierto). Y algo más: podemos hacer, si queremos, que esa noche en esa mala posada sea una aventura que nos llene de felicidad… como dijo un santo, “el cielo es para aquellos que saben ser felices en la tierra”.

Por ello, me siento muy agradecida de haber podido contribuir de alguna manera con que esos pequeñitos sean respetados… porque durante y después de esta mala posada, Dios los mirará con los ojos de quien tiene frente a sí una estrella :).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s