Al fondo (del corazón) hay sitio

En mi último post, hice una breve mención de mi ex, el Colorao… el que dice que dejé huella, que le enseñé todo lo bueno que tiene de la vida y que ríe a carcajadas cada vez que le digo una que otra palabrita soez. A más de un año de haber decidido quemar mi  muñeco de new year con su veintiúnica carta adentro -ja, ja- y, teniendo en cuenta que le encanta que lo tenga presente -la verdad es que solo lo recuerdo cuando veo la mancha que dejó en mi pared al querer explicarme cómo son los cambios de un auto mecánico-, puedo admitir que él fue el amor tóxico que logré lanzar al aire en un globo de helio y al cual hice referencia en mi post Amores Tóxicos.

Ahora somos muy buenos amigos. He oído y leído que los hombres no pueden tener amigas y que eso es imposible con un ex, pero yo tengo una extraña capacidad de lograrlo. Cierto día me puse a reflexionar al respecto, y llegué a la siguiente conclusión: cuando yo quiero a alguien, entrego el corazón con todo y vena aorta. Cuando, por una u otra razón, el asunto se termina, entro en duelo, tiempo en el cual el sentimiento se purifica y pasa de ser un “querer lo mejor para mí” a un “querer lo mejor para ti”. Es entonces cuando, al importarme solo su felicidad, me es indiferente si es conmigo, sin mí, con otra, con su profesión, con su inmadurez, con su vida…  y puedo entablar un trato donde no hay incomodidad ni malentendidos, nada de roches: salgo de mí para buscar que el otro sea feliz, no more.

Quizá suene un tanto altruista y hasta caritativo, qué buena la Majito, cómo es capaz de querer así… pero no. Pienso que es fruto de un cariño verdadero, auténtico, y al cual todos debemos tender cuando pretendemos querer a alguien, no esperando -como yo- a que la relación se termine. Claro, toma tiempo eso de convertir el “te quiero porque te necesito” en “te necesito porque te quiero”; sin embargo, se puede.

En nuestro mundo ancho y ajeno, entiendo que las cosas son distintas cuando te topas con un sacavueltero, un machista o un posesivo – o sus versiones femeninas-, no obstante, en mi discurso he tratado de dejar al margen esos anodinos especímenes.

Bueno, Colorao, no te puedes quejar. Siempre fuiste un hombre con suerte… ¿quién te podría dedicar tanto espacio A TI? Ja, ja… Lo mismo digo para el resto de muchachos a quienes Dios permitió robarme el corazón tan solo un tantito. Son hombres con suerte. Porque si de algo bueno soy capaz, es de entregar cariño de manera incondicional… a través incluso de mi vena aorta.

Anuncios

4 comentarios en “Al fondo (del corazón) hay sitio

  1. Majito:

    Me has hecho reír mucho con este escrito donde señalas al “Colorao”, él seguro debe de estar ñato de la risa al leerse en tus escritos. Tiene suerte por ese lado ¿eh? Sabes, lo que dices es muy cierto, cuando uno quiere bien, al final de esa etapa de vilis y del sufrimiento por la relación rota y el qué pasó, por qué no puedo funcionar,etc. quedan los recuerdos y buenos deseos si es que el otro se portó bien. El desearle bien es muestra también que la etapa del amor, del “te amo” hacia esa persona pasó, solo queda la amistad. Claro que si la otra persona actúo mal pues olvidado hasta el fin de los tiempos o ¿no es cierto? jajaja. Así que a portarse bien y no mentir si no quieren estar borrados del libro de nuestras vidas jajaja.

    Carola

  2. Muy interesante el devenir del amor, a veces un amor nos deja una huella inefable en el africa del alma, y despues de eso hay vida…

    … si hay pues uno se rehace y lucha por aprender a amar nuevamente con mayor intensidad, guardando inclusive los momentos buenos del amor que nos dejo…

  3. Hola Soñador

    ¿Te parece que es necesario luchar por aprender a amar nuevamente? A mí me parece que es algo que se da de manera natural, ya que el corazón está hecho para eso. En realidad, lo que hace falta es tiempo para curar las heridas y empezar, digamos, con el alma saneada.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s