A los 28

Sentadas en una mesa del chifa del Chino Mont, cinco chicas solteras, sabrosas y sin medio compromiso -razón por la cual nada nos detuvo cuando decidimos partir el fin de semana a Trujillo-, compartimos unos ricos potajes cuyo nombre desconozco, así como una amena tertulia de esas cuyos temas no podemos evitar a nuestra edad.  

Nuestra edad… como diría un dominicano, ¡qué diturbio! (sin “s”). En cierto momento, Marilyn contó que su amiga María Laura había tenido su primer hijo a los 20, a lo cual Lorena (27, al borde los 28) exclamó: “¡Ocho años de mi vida perdidos!”. Fátima, nuestra amiga vasca, con el genio y buen verbo que la caracteriza, dijo inmediatamente: “Uf, y los que te quedan por perder, así como vamos…”. Ja, ja… no pude más que reírme. Comprobé que, cuando nos vamos acercando a los 30, las mujeres -hic et nunc- entramos en la tricotomía pena-resignación-esperanza.  

Pena, porque en el fondo – al menos algunas-, soñamos con ser unas mamás regias y entendidas de los asuntos de nuestros hijos, así como esposas de las que cualquier hombre se sentiría orgulloso -lo cual implica comenzar con la labor entrando a los 20-. Resignación, porque ya pasamos tanto tiempo en el rollo ensayo-error  que ya da igual si the one aparece a los 28, los 30 ó los 35. De todos modos, cuando entremos a la iglesia del brazo de papá, comentarán: “Felizmente encontró a alguien, porque se le pasaba el tren”, o el manido “Se está casando tía, ¿no?”. Finalmente, esperanza, porque siempre quedará la posibilidad de adoptar, de tener un solo hijo o de que mañana, saliendo del trabajo, el hombre de mis sueños me choque el auto y me dé su tarjeta.

Alguna vez, mi hermano mayor le llamó a esto en televisión “la esquizofrenia” de las mujeres del cuarto de siglo para arriba. Por un lado, la sociedad consumista y superficial nos cuenta que estamos en nuestro mejor momento, que debemos aprovechar el tiempo para viajar, hacer una maestría abroad, comprarnos una linda Rav4 y modelar la figura a nuestro gusto -y al gusto de todos-. Es decir, mamita, ¿qué haces traumándote? Estás loca, lo mejor ahora es estar soltera porque cuando ya empiezas a tener hijos, te fregaste… olvídate de la playa, de la cintura que tanto te costó sacar y de los viajes aventureros. No more, no way. Sin embargo, el otro lado de la moneda es que todas estamos dispuestas a hacer el sacrificio, porque toda mujer tiene en su alma un instinto de maternidad que nos encanta demostrar cuando nos dejan de baby sitter de nuestros sobrinos -por lo menos yo, me siento la mamá de The Incredibles cuando logro cambiar un pañal, je-; porque desde niñas admiramos a nuestras madres cuando iban al mercado u ordenaban la casa -¿quién no jugó de niñita a la cocinita o al departamento de la Barbie?-, y porque en el fondo nos sabemos capaces de superar todo el drama antes expuesto con inteligencia y picardía.

¿Qué pienso yo sobre MI propia vida? No me escapo de la ezquizofrenia, he de admitirlo. Un día amanezco cantando que soy una soltera feliz, libre e independiente por la voluntad general de los hombres; y al día siguiente me deprimo porque no hay quien espere mi llamada para oír la dulzura de mi voz. Sin embargo, la realidad es la que siempre termino asumiendo, cada día con menos esfuerzo: “Yo soy una mujer de carne y hueso, yo soy una mujer que se enamora, oyendo una canción, o algún poema de amor, soñando en el silencio de mi alcoba… yo soy una mujer que cuando ama, se entrega sin medidas toda, toda… no sé si soy mejor o peor, tanto solo soy, una sencilla y frágil soñadora”. De que friega cuando me dicen en la calle: “‘¿Qué va a llevar, señora?”, pues sí, friega. Más aun: cuando veo a Fiorella llegar a misa con sus 4 hijos, su guapo esposo y su figura de quinceañera, el hígado me hace crunch. Sin embargo, las cosas claras: lo que tiene que llegar, llega. Dios ha diseñado las cosas de este modo, y yo confío en que es lo mejor. Claro, el corazón duele, pide, y reclama. Pero ya está. Que siga llorando -para eso tengo mi carrito, ahora con aire acondicionado para secar más rápido las lágrimas-… cuando le toque la hora del anillo, de la sala de partos y el primer día de colegio, recordará todo este diturbio como una anécdota capaz de compartirse entre cinco chicas, casadas e igual de sabrosas que antaño, en una buena tertulia que terminará con el recuerdo de aquella vez, en Trujillo, cuando discutimos animosamente cómo haríamos para que nuestro futuro novio sepa nuestra talla de dedo a la hora de comprar el anillo de compromiso.

Anuncios

4 comentarios en “A los 28

  1. Ciertamente cuando ya se pasa la barrera de los 25 es igual si tienes 27, 28, 29 o pasaste los 30. Es más, ves a los demás como contemporáneos. El dilema seguirá, y aunque no creas también les sucede a los hombres,la diferencia es que ellos no se juntan en tertulias masculinas para comentar sobre esto sino sobre “las flacas”. Muchos solteros no comprometidos (llámense novias o enamoradas)dicen “qué bacán estar así de picaflor”, pero en el fondo hasta eso los aburre solo que les cuesta reconocerlo, prueba de ello es recurrir a las escenas de la película “novio por una noche” donde al protagonista le cansó las relaciones pasajeras sin sentimientos y ningún compromiso. Así que “No Preocuparse” porque como diría mi hermano: “siempre hay un roto para un descosido” o como lo dicen nuestras madres: “matrimonio y mortaja del cielo baja” y si no baja pues a ser soleteros y solteras regios/as y con mucho amor por dentro. Recuerden que hay otro refrán bien cierto: “Al que quiere celeste que le cueste” y si cuesta tanto llegar a nuestro amor o llegar al gran amor es porque la recompensa será valiosa y siempre valorada.

    Carola

  2. Bravo, Majo

    No había entrado antes porque sólo encontré tu blog en el último correo.

    Me ha encantado y felicitaciones a Isaías y Ani por “Marthita Hildebrandt”. Esta chica promete.

    Bea

  3. Muy bueno este tema, excelente diria yo, jejejeje tengo una prima pasando por este dilema justo ahora, tiene 25 ya va a ser licenciada en Comercio Internacional, tiene su carro (que aunque es de mi tia ella es la que siempre lo carga para arriba y para abajo) se conoce mil y un discotecas, clubes, restaurantes, posadas, tascas, etc.. tiene muchas virtudes pero ojo tambien muchisimos defectos, en fín la cuestión es que a veces se levanta como usted majo, un día felíz porque esta en la flor de la juventud con su cuerpo esbeltamente delgado y al otro llorando porque el que consideraba su amor, se fue un día a ser el amor de otra (o por lo menos a intentarlo en pro del bien de una criaturita que no tenía la culpa de una noche de copas) dejandola con una soledad y mil sueños rotos de amor, anillos, iglesias y “hasta que la muerte los separe”, ahh y lidiando con cada especímen masculino que se le presenta que para que contar. Yo sinceramente aunque aun me faltan algunos añitos para llegar alla, debo admitir que si me gustaría que cuando pase ya tenga esposo, este planificando hijos y con los mil y un sueños de formas un bello hogar, pero quien sabe las cosas de la vida son tan cambiantes que quizas y mañana ya ni quiero eso, jajaj las controversias del ser humano… Disculpa que me haya inmiscuido en tu circulo de lectores y comente en casi todos los escritos que leo, pero es que me encanta compartir con otras personas aunque sea a veces por este maravilloso emdio. Nuevamente saludos y exitos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s