Be my Valentine

Cuando era niña, los viernes por la tarde solíamos ir con mi mamá a recoger de la oficina a mi papá . En cierta ocasión, me quedé en el auto esperando solita. Vi pasar muchas parejas: ella, con una flor y un globo en la mano; él, con la lonchera -que asumo era de ella- colgando del brazo. Pensé: “ah, hoy debe ser lo que llaman ‘el día de los enamorados’… algún día seré una chica trabajadora como ellas y mi enamorado vendrá a verme con una rosa”. Era aún muy pequeña de edad, pero ya veía Candy y tenía perfecta noción de lo que debía sentirse en ese día tan “especial”.

Pasó el tiempo y, a los 17, tuve mi primer enamorado. Estuvimos 3 años. No pasé con él ni el primer, ni el segundo, ni el tercer 14 de febrero (él vivía en Piura y yo venía a Lima durante el verano). Todavía no era una chica trabajadora así que había tiempo para cumplir el sueño de la inocente niñez. Luego, estuve con otro chico, durante año y medio. La misma cantaleta: él en Piura y yo, en Lima. Cuando terminé la universidad, pasé algunos años sola y, para ser sincera, no recuerdo haber sentido ninguna frustración por los San Valentín perdidos.

Finalmente, mi día llegó. Un 6 de febrero, cierto fulano cuyo apodo ya ha sido publicado en este blog, me confesó su “cariño especial” (así le llaman ahora al pre enamoramiento) por messenger -el medio donde los roches se pierden y la lengua adquiere dimensiones inimaginables-. ¡Bingo! Ocho días después, por fin andaría por las calles con mi rosa y mi globo -alto: no lo acepté para cumplir el estúpido sueño, fue purita casualidad-.

Esa noche, yo estaba en una reunión. Él fue a recogerme, me llevó un regalo -nada de rositas ni de globitos, bua… me llevó chocolates, digno de la originalidad de un ingeniero- y me sentí, a pesar de mi sarcástico comentario, demasiado orgullosa al ver que todas mis amigas suspiraban diciendo: “¡Aaaaaay, qué liiiiiiindo!”.

Por supuesto, yo también hice lo propio. Me fui a una tienda donde elaboran artículos personalizados y le compré una jirafa de peluche, de cuyo cuello colgaba un cartel de maderita que decía: “Te quiero”. Cuando lo vio, se rió a carcajadas y dijo: “Esteee… es el primer peluche que me regalan en la vida”. Hoy mi pobre jirafita debe estar durmiendo en la cama de su sobrina o de algún niño pobre al que se la regaló por Navidad.

En fin, fue debut y despedida. Esa noche hubo tanta gente en la calle, los taxis cobraban tan caro y los restaurantes estaban tan repletos, que comprendí que la ilusión del 14 de febrero, para sobrevivir, debe llevarse solo en el corazón y celebrarse, si cabe, un par de días después. Además, agradecí a Dios que el fulano no hubiera cumplido mi sueño pues, de lo histérica que estaba -las multitudes me impacientan-, era capaz de agarrar a globazos a la próxima persona que chocara contra nosotros en la barranquina Posada del Ángel.

Este 14, el cual pasaré sola y en paz una vez más, espero recibir de alguna buena persona una rosa y un globo en forma de un lindo cumplido, como el que me dirigió un señor hace unos días, cuando salía toda apurada de mi oficina: “Parece que se abrió el cielo, porque los ángeles están cayendo”. Ja, realmente, me encantó. ¿Alguien se anima? Lanzo el reto de escribir un piropo realmente creativo, con el compromiso de asumir que “entre tú y yo, no hay nada personal”. Y prometo no usar la virtualidad de internet para agarrarlo a globazos si no me gusta, je 😉

Anuncios

8 comentarios en “Be my Valentine

  1. Pingback: Be my Valentine · Bingo News

  2. Majo ! que hermosas palabras. Quien diría que siendo tan chiquita, tengas un corazón tan grande. Nunca pares de soñar, porque bien sabes que uno es más aunténtico, cuando mas se parace a sus sueños. Sho !.

  3. Napoleón necesitó de ejercitos para conquistar varias naciones, tu solo necesitas esa mirada para conquistar corazones!

    Saludos Majo! mi ex boss! jajaa

  4. Bueno, Majo. Lo voy a intentar. La verdad es que no soy bueno con eso de los piropos, pero allá va uno par de ellos (creo que los dos son del filósofo Josef Pieper):

    “Amar es decir tú no morirás”

    “El amor es un yo busca un tú”

  5. Majo,
    Pienso que el día de la amistad no solo es el 14 de este mes sino todos los días…yo tampoco soy bueno para esto pero lo intentaré:
    “El agua necesita de fuego para hervir…y yo necesito de tu amor para vivir”
    “La medida del amor es amar sin medida” (Este es de san Agustín)
    Sorry por la demora.
    Besos,
    Vladimir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s