Los cinco del gallo

ensa1.jpg 

Según entiendo por mis pocos conocimientos de estadística, mi último post ha sido el que más porcentaje de visitas a mi blog ha logrado. Excelente. Sin embargo, me resulta un poco decepcionante comprobar que, de todos los visitantes, solo 5 se animaron a dejarme un inocente piropo -yujuuu… ¡no muerdo!-.

No dedicaré estos preciados minutos a hablar sobre la cobardía de los hombres o su poca iniciativa para entrar en un juego donde no haya cerveza de por medio. Más bien, quisiera agradecer a esos 5 valientes que decidieron cruzar la delgada línea del ser. A continuación, se los voy a presentar de manera muy breve; ya llegará el momento de dedicarles un divertido post a cada uno:

Sandro Loayza es mi churro, mi rico, mi papi, mi rey. Paradójicamente, no es ni churro, ni rico, ni papi, ni rey; pero el despampanante cariño que le tengo me hace desbordarme y lanzarle todos los elogios que mi artillería verbal es capaz de lanzar. Pareciera que entre él y yo hay algo personal y que nos tratamos como Felipe y Letizia, mas no: lo nuestro es un amor serrano, él me recuerda lo idiota que soy a veces y yo le aconsejo que deje a las zorras que lo persiguen en el gimnasio. Cada mañana, me envía un chiste inocente por msn; y anoche, cuando le hice muecas a través de mi webcam, me dijo que era mucho lote para el imbécil que había jugado conmigo, hace poco.

Luis es uno de mis ex chacales. Uno de los más hacendosos, a decir verdad. Ambos compartíamos el amor desenfrenado por Alianza Lima, lo cual nos llevó a construir juntos  páginas web oficiales de futbolistas blanquiazules de la manera más imparcial posible. No lo veo hace mucho, y el recuerdo más grato que tengo de él es una salsita que me hizo bailar de manera simplemente espectacular… espectacular.

El habitante de la isla es la persona que mejor me ha vendido la idea de que soy valiosa. A poco de conocerme y de enterarse de mis desventuras amorosas, sentenció: “Me da mucha pena que una chica como tú se haya resignado a estar con un cualquiera que no te merece”. Plaf… pim, pam, pum. Totalmente encaprichada, le contesté que este mundo es así, una tiene que conformarse con lo que hay porque no cambiará. El tiempo le dio la razón y, días después, tras recibir una cachetada moral a mi debilitada autoestima. recordé sus palabras -las cuales, obviamente, tuvieron una amplia lavaza mental-. En ese momento, cual Bridget Jones con sus 11 kilos de más y sus piernas chuecas, me levanté y decidí soñar lo que quiero sin preocuparme por nada. Jamás terminaré de agradecerle ser quien me empujó del puente hacia el cielo, jamás. Y ya le he prometido un post especial.

Miguel es un buen amigo del cual no hay mucho que decir, salvo que es de los que se apuntan para todo… ¡incluso para ser my valentine!

Enrique es un chico tímido enamorado de las camionetas Ford y en busca de una mujer buena que soporte su vida de matemático y su personalidad de chino. Confieso que me sorprendió que me escribiera; quizás por eso se me alegró mucho el corazón cuando lo leí.

A cada uno, muchas gracias. Y también a los héroes anónimos que todavía nos hacen creer en aquello de que lo cortés no quita lo valiente:

A los que piensan antes de actuar, para no herir un corazón frágil…

A los que no te llaman un mes seguido para luego contarte que se enamoraron de otra…

A los que agradecen tus detalles buscando la manera de hacerte feliz, aunque sea un ratito…

A los que no te dicen que es una gran oportunidad que te vayas a trabajar a otra ciudad, cuando en realidad lo que quieren es romper contigo…

A los que atan una soguita al dedo de una mujer y llevan el otro extremo hasta el cielo, para que cuando ella esté triste recuerde que le espera algo mucho mejor arriba…

¿Todavía hay hombres así? Hace una semana, hubiera dicho que no. Pero sí. Por lo menos uno, quien está esperando por mí. Quizás aún no lo conozco, no lo sé… de lo único que estoy segura es que será -o ya es uno- de mis chicos del gallo.

Anuncios

Un comentario en “Los cinco del gallo

  1. Pingback: Valentine » Blog Archive » Los cinco del gallo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s