De mis tiempos de manager

Pensaba comenzar el año con un summer post, pero decidí postergarlo un poquito para compartir algo que escribí hace poco más de tres años. Por ese tiempo, trabajaba como profesora de Lengua Castellana en la Universidad de Piura – Campus Lima y, entre mis múltiples ocupaciones extracurriculares, se encontraba la de ser manager de la selección de basquetbol de la universidad. Y me atribuyo tal título porque, durante algunos meses, tuve que encargarme desde el alquiler de la cancha para practicar hasta del afiche invitando al partido inaugural, frente a la Universidad del Pacífico. Realmente, fui feliz haciéndolo. Luego de mis cinco años estudiando en la UDEP, la segunda gran etapa de mi vida hasta el momento han sido maravillosos cinco años con mis alumnos -¿será el 5 un número cabalístico para mí? je-. Poco a poco iré soltando las anécdotas de ese tiempo, lo que me dé el corazón. Por ahora, solo va la crónica del UDEP Campus Lima – UP, jugado en noviembre del 2005. Que la disfruten, si la encuentran disfrutable.

PARTIDO AMISTOSO DE BÁSQUETBOL FRENTE A LA U. DEL PACÍFICO
UP 22 – UDEP 48

La pelota es su amiga
Día de exposiciones. Había sido un día de exposiciones. Todos enternaditos, todas con su falda o su sastre… casi se confundían con los profesores. Tal vez por eso tuvimos una barra muy elegante. Comienzo la crónica hablando de ella porque nadie de los que estuvieron la noche del jueves en la cancha de básquetbol del Sophianum, podrá negar que ella fue la mitad del espectáculo. Cómo no mencionar al “Burrito” –Miguel Grados– lanzándose de la tribuna al campo para “intimidar” con su pequeña corbata a uno de los árbitros… show aparte, y tan show como el que dieron los doce chicos –en realidad, 15, pero las reglas nos obligaron a prescindir de 3– que se plantaron frente al equipo de la U. del Pacífico para demostrar todo su talento con morisqueta incluida, a cargo de Diego Gálvez (Gálvez: ¡Deja el cigarro!).

El equipo que venció a la UP en el encuentro amistoso de este año llevaba ya casi dos meses de sacrificado entrenamiento y no veía las horas de disputar el partido. De esos sábados canasteros se puede escribir un libro de anécdotas: los “suicidios” ordenados por el entrenador (Carlo Cavassa, profesor de Operaciones, seleccionado nacional de básquetbol y grato descubrimiento como director técnico); el “barrista” Luis Ranilla; las gaseosas litro y medio de Gálvez tomadas solapamente para que nadie le pida; el partidillo frente a los de la U. de Lima (“¡¡¡tenemos miedo!!!”… qué grandes esos chicos); el loquito del Polideportivo San Borja que un día decidió ser parte del equipo; el “Burrito” comparando su altura con la de Shakeal O’ Neil en la foto tamaño natural de “La Canasta”… no queda espacio para más. Pasemos al partido.

Los de la Pacífico llegaron un tanto tarde, lo cual permitió modelar para cierto lente preparándose para lanzar o vistiendo la camiseta al revés de tal modo que se notara el logotipo del sponsor, estampado en la espalda (Burger King… ¡mostras las camisetas, gracias!). Cuando el árbitro hubo pitado, ya la tribuna udepina se encontraba regularmente poblada por los suplentes, otros alumnos, Edda Núñez, Pablo Correa y Majo Salazar (qué chica para gritona).

En los dos primeros tiempos se ganaron casi todos los puntos. Gianfranco Sambucetti estuvo muy acertado, así como Fernando Gil y Enrique Núñez del Prado. Cada uno, claro está, a su estilo. El primero, luchándola hasta el final; el segundo, poniendo la cuota de espectacularidad a la noche cada vez que quedaba cual mono colgado del aro; y el tercero, cuadrándose bien para que la pelota entre limpia y sin problema alguno. Gonzalo Valdettaro hizo lo propio en los tiros libres (¡qué tal barra, Goni!) y a Diego Gálvez solo lo desconcentraba la imagen de su gaseosa y su cigarro. En mitad de la cancha, no dudó en pedir chepi con pérdida de pelota incluida… ¡buena!

Caso aparte fue el aclamado Gica (Giancarlo Díaz). ¡Cómo lo pidió la barra! Por fin, cuando el DT decidió hacerlo ingresar, tuvo que escuchar un “Gica, ¡la pelota es tu amiga!” para entrar en la onda y no soltar el balón tan fácilmente. Fiel a su estilo –el estrés no es con él–, vistió la camiseta 80 (¿alguien dijo por ahí que por sus 80 kilos… mentira Gica, ¡¡¡te queremos!!!).

Los dos últimos tiempos fueron menos vistosos. Los de la Pacífico no querían salir deshonrados y empezaron a sumar. No les alcanzó el rush final. Ya la UDEP había dejado claro quién era el mejor en la cancha y solo quedaba dar un poco más de alegría al asunto. Fue cuando entraron Pachuki (Manuel Pacheco) y el Negro (Carlos Gonzales), de quien se esperó que el parecido con Michael Jordan fuera no solo físico.

Remo Mengoni, Samuel Grados y Javier Ballón, por problemas de último momento con la inscripción, tuvieron que sumarse a la barra elegantemente vestidos con sus uniformes. Quien tampoco pudo participar, aunque lo hizo en los primeros minutos, fue el tablero electrónico. Una pena porque queríamos tomarle una foto al resultado final…

El jueves 1 de diciembre fue día de exposiciones: de Historia, de Nuevos Negocios… de pundonor, cariño por la camiseta, humildad y mucha alegría. Gracias chicos. Y que se repita. 

basquet

Anuncios

2 comentarios en “De mis tiempos de manager

  1. Jajaja … si pues, me quedé con las ganas!
    De hecho, jugamos tres veces contra la UP, ganamos dos de tres!!! Como olvidar la canasta de espalda q me salió de chiripa en el primero, jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s