Los sueños que nunca se rompieron

Todos los días, no veo las horas de sentarme a postear. Esta vida es más que la caja de bombones que nos contó alguna vez Forrest Gump. Es mejor. Y mi forma de comunicar las emociones, desalientos e impulsos del corazón es esta. Sin embargo, a veces no se puede. La desorganización organizada que supone tener una familia, un hogar ¿armonioso? que mantener, una niña preciosa a la que cuidar… ¡un marido al cual engreír, ellos también lo necesitan!, supone una inversión de tiempo valiosa y celosa a la vez. En fin, aquí vamos de nuevo.

Luego de una enésima crisis por la falta de control del tiempo, decidí relajarme –y dejar de fregar a mi pobre marido-. Las cosas, como deban salir, ya Papá Dios las tiene previstas y solo hay que oír sus recordatorios con timbre celestial –no incluido en el nuevo IOS 7 de Iphone, qué pena-. Pero no lo conseguí del todo, hasta que una buena amiga -¡gracias, Cin!- me habló de los checklists. Cómo olvidar a mi jefe cuando era editora de una web de fútbol, el día en que me olvidé de publicar una ¿noticia? de Paolo Guerrero, su representado. “¡Tienes que hacer un checklist antes de actualizar la web! ¿No sabes lo que es eso?”. La verdad es que siempre lo supe, es muy básico, pero nunca puse en práctica algo tan sencillo como un cuadrito hecho en el Excel que demanda unos minutos de neuronas memoriosas, pero alivia la vida, uf. El tema es que ahora las comidas de Cristina, las de Raúl y mías, los implementos de la pequeña y todo lo que sea checklisteable, anda por ahí pegado en mis paredes. Mi vida ha dado un giro de varios grados y, aunque sé que debo tener cintura para los imprevistos, ya mi cerebro se duerme en las noches agradecido porque no le di mucha lata en el día. 

A propósito de mi renovada vida familiar en Excel, recordé una canción llamada “Sueños rotos”. Cuando Cristina nació, me dediqué a cantarle de todo. Y todo no es todo porque obviamente obvié las porquerías más porqueriosas, pero confieso que sus oiditos se soplaron “La Pituca” y algunos hits musicales inmemorables más. Por supuesto que también incluí en el repertorio alguna cancioncita infantil, y ahora disfruta de muchas más, pero “Sueños rotos” es todavía nuestro momento de drama. “(…) porque habías sido tú mi compañera, porque ya no eres nada, y ya todo está de más”. Antes de volver a trabajar, lloraba solita pensando en que mi Titi ya no sería mi compañera, que me perdería sus mejores momentos y que poco se acordaría de mamá Majo. No fue así.

Creo que haber vuelto al trabajo, hace poco más de dos meses, fue una cosa de Dios. Regresé justamente cuando necesitaban creatividad en la empresa… y yo estaba ahí para dársela. Webs, folletos, videos… todo aquello que me permite seguir manteniendo, junto con mi Raúl, la economía de la familia, y volver con la adrenalina suficiente como para jugar con mi hija hasta quedar molidas… cocinar, cenar con mi marido, bañar a nuestra pequeña, hacerla dormir, darle su leche, preparar las loncheras del día siguiente… a veces la ansiedad me juega malas pasadas, lo admito, pero ningún sueño se rompió. He sido testigo de cuando mi Cristina se volteó sola, empujándose con sus piernecitas… del primer día -¡hoy!- en que se quedó sentada sola más de un minuto viendo un video en You Tube… de sus primeras comidas –ejem, bueno, le pedí casi llorando al pediatra que me permitiera darle Nestum cuando llegara del trabajo, je-, de la forma como ahora se arrulla y de su sonrisa que dice “mamá, me pican las encías, voy a estirar bien mi boquita para que se vaya esta vaina”.

Los “Sueños Rotos” solo quedaron en canción. En la canción que Cris y yo compartimos como dos viejas que lloran juntas la partida de Alfredo Gabriel, de los brazos de Lucila Adriana, en “Dispuestos a morir por amor”… ante la risa de papá Raúl, porque entiende que dos locas se juntaron, y porque le encanta que su pitusa no haya dejado de ser nunca mi compañera de todo lo que nunca estará de más. 

Image 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s